Punto 10. La torre medieval

PUNTO 10. LA TORRE MEDIEVAL

En época medieval el poblado disponía de una muralla perimetral que la defensava. Así mismo, la fortificación del asentamiento se complementaba con la presencia de una torre-talaya situada al lado sudoccidental. El cuerpo se construyó a partir de unas potentes paredes, de más de un metro de grosor, realizadas con la técnica del opus spicatum.

Se trata de una estructura de planta cuadrangular de 6,3 por 6,1m (39m2). Uno de los accesos se ubicaba a la planta baja, atravesando la fachada oriental por una puerta de 1,3 m de anchada, que disponía de un marchapié de losas de piedra, y que mandaba a una habitación sin compartimientos.

De todas maneras, es probable que esta un fuera la única existente. De bien seguro que estaba comunicada con una muralla y por lo tanto, existiría una entrada a la altura del paso de ronda que daría a un piso más elevado. Una escalera móvil posibilitaría el transito interno entre pisos.

Tenemos que entender la ubicación angular de la torre a partir de su funcionalidad, y es por este motivo que lo llamamos torre-talaya. Des de arriba de la torre, a mas de 5-6m de altura, se abría visualizado y controlado todo el tercio de poniente de la comarca.

Imagen: planta de torre remarcada en color rojo

Imagen: planta de la hipótesis de la torre.

Ilustración a color: perspectiva axonometrica de la torre medieval desde el interior del poblado, con la visualización parcial de su interior